No caer en el pánico

0
571

Esta semana, el director general de la organización, Tedros Ghebreyesus, informó que la Organización Mundial de la Salud declaró pandemia mundial por el Coronavirus, y a la vez hizo un llamado a los países a colaborar en el control de esta enfermedad.

En menos de tres meses se han reportado más de 120 mil casos, en 114 países, mientras que las muertes por Covid-19 superan las cuatro mil personas.

En Chile, por ahora, tenemos 34 casos de personas contagiadas con Coronavirus, ninguna de ellas en riesgo vital, y afortunadamente tampoco se han registrado casos de personas fallecidas por este virus.

A diferencia de otros países, como Italia, en nuestro país desde el primer momento se han tomado todas las acciones y resguardos necesarios, para que esta enfermedad pueda ser contenida desde el momento mismo en que se ha detectado en una persona.

Frente a este nuevo escenario, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, explicó que “el director de la OMS reitera el llamado a los países de tomarse este tema extraordinariamente en serio”.

Al respecto, la autoridad señaló que en el caso de nuestro país, “nos mantenemos en una situación de control, tenemos 23 casos confirmados, todos indexados o trazables a viajeros internacionales que han traído este virus de otro país. En ese contexto, mantenemos las medidas estrictas para nuestro país”.

Es en este punto donde algunas personas han insistido en que las medidas adoptadas han sido exageradas, sin embargo, las autoridades remarcan que se trata de prepararse para un escenario que puede llegar a ser más complejo durante este invierno.

Como dicen algunos, mejor prevenir que curar. Es preferible que las personas efectivamente tomen e implementen las medidas señaladas por la autoridad, como el lavado frecuente de manos, evitar tocar o acercarse a personas con infecciones respiratorias; toser o estornudar cubriendo boca y nariz con pañuelos desechables y luego eliminarlos.   

Insistimos, por ahora, es mejor prevenir que curar, pero tampoco caer en un estado de pánico o paranoia, lo que no se justifica.