Lo bueno y lo malo del “centralismo”

0
581

Los recientes fenómenos sociales que afligen a nuestro país –y que son cada vez más frecuentes, alcanzando puntos de alarma y temor en la población– tienen muy diversos grados de preocupación ciudadana, lo cual está proporcionalmente determinado por el número de sus habitantes y la percepción que tienen sobre su estilo y calidad de vida.

Como ya lo hemos dicho en otras ocasiones, cuando una ciudad está superpoblada, los efectos de ese congestionado desborde demográfico se presentan en forma de caos y anarquía y, por el contrario, cuando se trata de las regiones y comunas “del interior”, esos mismos problemas se ven disminuidos y es posible volver más pronto a la calma y la normalidad, precisamente porque su población es razonablemente menor.

Veamos algunos datos estadísticos recientes que vienen a confirmar las apreciaciones señaladas: la comuna del Gran Santiago (en la Región Metropolitana) tiene poco más de cinco millones 600 mil habitantes.

Talca tiene poco más de 203 mil; Curicó casi 104 mil; Linares: 94 mil y Cauquenes poco más de 42 mil habitantes.

Esto, por supuesto, no significa que en provincias no tengamos problemas; los tenemos e igualmente serios como los ocurridos en Santiago, solo que las manifestaciones sociales sencillamente no alcanzan la gravedad de la abigarrada metrópoli, eje del centralismo.

Pero, debido a la pública conflictividad social que se ha ido generalizando, la antigua visión de una vida bucólica y placentera en provincias se ha ido diluyendo.

Para muchos curicanos (y seguramente para los provincianos en general) no deja de ser curioso y extraño que la mayoría de los medios de comunicación capitalinos le resten importancia a ciertos hechos que no ocurren en la capital, sean estos de carácter social, cultural, artísticos y hasta deportivos.

Por ejemplo, en las Redes Sociales, cientos de hinchas de Curicó Unido están molestos y con razón, porque los periodistas deportivos santiaguinos apenas han resaltado el hecho que el club curicano haya alcanzado el liderato de la principal competencia del balompié profesional chileno.