Nutricionista advierte que colaciones escolares no deben superar el 15% de las calorías totales del día

0
419

Especialista. Dr. Roberto Gabarroche, señaló que se debe considerar que muchos vienen de vacaciones, donde los hábitos alimenticios se desordenan.

TALCA. De acuerdo a cifras del primer Atlas de Obesidad Infantil, desarrollado por la Federación Mundial de Obesidad (WOF), para el año 2030 la cantidad de niños y adolescentes con sobrepeso en el mundo llegará a 254 millones. 

En Chile la cifra también seguirá creciendo, ya que según el organismo internacional, dentro de diez años habrá 774.647 niños y adolescentes obesos en el país, de los cuales, 294.235 casos tendrán entre 5 y 9 años, y 480.412 serán menores de entre 10 y 19 años.

“Por ello, a la hora de volver a clases, es importante que los niños consuman colaciones saludables, las cuales no debieran representar más allá del 15% de las calorías totales que requiere un menor al día, considerando que muchos vienen de un largo período de vacaciones, donde los hábitos alimenticios se desordenan”.

Así lo aseguró el nutricionista Roberto Gabarroche, quien entregó algunos consejos a los padres para lograr que sus hijos tengan una alimentación balanceada, que les permita enfrentar el año escolar con energía. 

“Si se incluye a diario un desayuno balanceado, la colación no debería ser un elemento esencial en la alimentación del niño, sin embargo, considerando los altos índices de sobrepeso y obesidad en la población escolar y al ser la colación, un hábito tan arraigado, la idea es incluir productos o alimentos de baja densidad calórica, es decir, que contengan un bajo aporte calórico por porción a consumir”, explicó el especialista. 

Dentro de los alimentos que es importante incluir -aseguró el experto- se encuentran los lácteos de bajo contenido en grasa y azúcar (yogurt, leche, quesillo o queso fresco) y las frutas que tienen alto contenido de agua (melón, sandía, durazno, manzana, naranja, mandarinas, piña, pepino y ciruela) que ayudan a la hidratación y son una buena fuente de energía, vitaminas, minerales y fibra dietética.

ERRORES

En cuanto a los errores más comunes a la hora de elegir la colación, Gabarroche advirtió que los más frecuentes son elegir alimentos altos en azúcares, como barras de cereal, jugos de fruta envasado, galletones y queques, o derechamente entregarles dinero a los menores para que ellos mismos compren su merienda. 

“La planificación es clave para no improvisar. Generalmente cuando los niños vuelven del colegio a la casa, se les da una colación de media tarde. Para esa hora, se recomienda darles una porción de fruta y un lácteo descremado o semidescremado”, agregó.