Presidente Piñera monitoreó en terreno incendio forestal en la provincia de Curicó

0
498
“Si fuera necesaria, la vamos a tener, la estamos evaluando”, dijo el Mandatario sobre una eventual zona de catástrofe.

Recursos. Priscilla Castillo también solicitó al Mandatario aumentar la cantidad de helicópteros Chinook, para combatir las llamas y mejorar la coordinación entre los brigadistas de Conaf con las comunidades rurales.

MOLINA. Una fugaz visita realizó el Presidente de la República, Sebastián Piñera, a las zonas afectadas por el voraz incendio forestal que afecta a la zona precordillerana de Molina desde hace 23 días.

En la cita, el Mandatario participó de una reunión de trabajo con las autoridades locales en Potrero Grande y Radal, oportunidad en la que la alcaldesa molinense, Priscilla Castillo, le manifestó su preocupación por el manejo que ha tenido el siniestro que se originó en la localidad de Agua Fría.

En concreto, la jefa comunal pidió encarecidamente “la posibilidad de decretar zona de catástrofe, para que así toda la gente que trabaja en el área del turismo en sectores como El Toro, Santa Brígida y Puerta de la Vega, accedan rápidamente al apoyo del Gobierno”.

Ante el emplazamiento de la autoridad edilicia, el Presidente respondió que “si fuera necesaria (la zona de catástrofe), la vamos a tener, estamos evaluando”. Sin embargo, explicó que esto “permite dos cosas: traer más recursos, algo que ya está programado, y tener normas para agilizar las medidas”.

CRITICA TARDÍA ALERTA ROJA

Acompañada de su par curicano, Javier Muñoz, la alcaldesa Priscilla Castillo, también aprovechó la instancia para llamar la atención del Mandatario sobre el manejo del incendio cuando éste comenzó.

“Yo sé que para atrás no se puede hacer nada, pero la alerta roja se dio cuando teníamos ya tres mil hectáreas quemadas y quizás si se hubiera dado antes, habríamos evitado la catástrofe que hoy tenemos”, partió diciendo la jefa comunal, agregando que “nunca pensamos que el siniestro podía llegar por el sur hasta Radal y por el norte cruzar el Río Lontué hasta Curicó”, haciendo hincapié de su preocupación por el sector El Toro.

Acto seguido, la autoridad edilicia le explicó al Presidente que “ha sido eficiente el trabajo de los helicópteros Chinook para arrojar agua y pedimos más fuerza con eso”, razón por la que hizo ver la necesidad de contar con mayor cantidad de estas máquinas y de potenciar la coordinación entre los brigadistas de Conaf con las comunidades rurales, quienes se han convertido en la “primera línea” en el combate de las llamas.

PUNTO DE PRENSA

Una vez culminada su visita a las zonas afectadas, Sebastián Piñera ofreció una escueta rueda de prensa, para informar oficialmente de las medidas gubernamentales frente a las llamas que amenazan al bosque nativo.

Acompañado de autoridades y sin permitir preguntas de los periodistas presentes, el Mandatario señaló que, desde el comienzo del siniestro, “la reacción que hemos tenido ha sido disponer de todos los recursos para apagarlo. Por eso, desde el 9 de febrero hemos puesto aviones, brigadistas y maquinaria pesada, teniendo en este momento 40 aeronaves y más de 500 brigadistas trabajando”.

El Presidente aseguró también que “el incendio está básicamente contenido, pero nos quedan dos focos que apagar”, por lo que una vez terminada esa etapa, lo que viene es “ayudar a que el bosque quemado pueda renovarse y para eso hay que hacer tratamiento que permita que entre la luz y el agua, como también hay que ayudar a las personas damnificadas”.

Por último, el Presidente Piñera cerró su mensaje, apelando a que “unamos nuestras fuerzas para sacar adelante a nuestro país y ayudar a todos nuestros compatriotas a resolver sus problemas y cumplir sus sueños”.