Junji entregó recomendaciones para que niños y niñas tengan una exitosa adaptabilidad en jardines infantiles

0
849
Para la Junji, es importante que el equipo y la familia comprendan que cada niño y niña tiene su propio ritmo de adaptación al establecimiento. 

Institución. Indica que es importante que el equipo y la familia comprendan que cada niño y niña tiene su propio ritmo de adaptación al establecimiento. 

TALCA. Durante las próximas semanas, niñas y niños se enfrentan a su primer día de jardín infantil, lo que significa aprender una nueva rutina y abrirse al mundo. Para familiarizarse de buena manera, la Junji entregó una serie de recomendaciones para que este periodo de adaptación sea un éxito.

La vicepresidenta ejecutiva de la institución, Adriana Gaete, explicó que este tiempo de familiarización con el jardín infantil, puede durar hasta tres semanas. “Se trata de que el niño y niña se familiarice con el espacio educativo, ya sea porque está entrando por primera vez al jardín infantil o cambió de nivel y tiene nuevas educadoras, técnicas y pasó a otra aula”. 

Agregó que después de ese periodo, si el niño o niña sigue manifestando rechazo o incomodidad a su nueva rutina, el equipo educativo del jardín infantil debe reunirse con la familia para levantar estrategias en conjunto. 

“En ningún caso, se debe desistir de que el niño vaya al jardín infantil. Ya que, además de ser un derecho su educación, la asistencia permanente favorecerá que el párvulo, progresivamente, logre familiarizarse con el espacio educativo y se sienta parte y participe en las experiencias de aprendizaje”, subrayó la autoridad.

RITMO

Por otro lado, el director regional de la Junji, Adolfo Martínez, aconsejó observar y tomar en cuenta la particularidad de cada niño y niña, ya que, según detalló, “es muy importante que el equipo y la familia comprenda que cada niño y niña tiene su propio ritmo de adaptación al jardín. “En caso de que el niño tenga pena o llore, la recomendación es acogerlo y empatizar con sus sentimientos”, agregó. 

Además, la máxima autoridad de la Junji en el Maule, resaltó que siempre deben existir espacios de comunicación fluidos entre el equipo educativo y las familias, como las reuniones de apoderados, entrevistas, llamados telefónicos o visitas domiciliarias. “Es importante que se resuelvan todas las inquietudes conversando y manteniendo un diálogo fluido con el equipo educativo, donde se retroalimente sobre los avances, necesidades e intereses de cada niño y niña”, comenta al respecto.

Finalmente, en torno al control de esfínter, la autoridad enfatizó que “esto no es un motivo para no ser recibido en el jardín infantil, para que los niños y niñas dejen el pañal y logren el hito del control de esfínter, se requiere cierto nivel de maduración fisiológica, emocional y cognitiva”. 

Dijo que cada niño lo logra a su ritmo y que el jardín infantil es muy importante en esta tarea. “Usar pañales no es una razón para negarle la matrícula a un párvulo, independiente del nivel educativo. De ser así, este hecho se debe denunciar a la Intendencia de Educación Parvularia o al SIAC en caso de que el jardín pertenezca a la Junji”, finalizó el director regional.

CONSEJOS

Entre las principales recomendaciones, figuran:

Practicar previamente como familia los horarios de acostarse y levantarse, para que se acostumbren a la nueva rutina del jardín infantil; conversar con los hijos e hijas sobre la nueva etapa que comienza. Transmitirles tranquilidad y contarles cómo será esta nueva experiencia; que la familia estará cerca y siempre irán a buscarlo.

Informarse sobre el proyecto educativo, el equipo que conforma el jardín y las educadoras y técnicas que tendrán más contacto con los niños y expresarles abiertamente inquietudes, consultas, sugerencias o dificultades en torno a esta nueva etapa. Contarle a las educadoras y técnicas sobre los hijos e hijas para que lo vayan conociendo: cómo le gusta que lo llamen, cuáles son sus juegos preferidos, sus características, etc.