Los días finales de las vacaciones

0
445

Con el inicio, ayer lunes, de la última semana de Febrero, se inicia el término de las vacaciones 2020 y se perfilan los detalles específicos que ya se vienen dando desde hace más de una semana, cuando miles de jefes de hogar atestaban las librerías y tiendas del ramo para comprar los útiles y uniformes respectivos.

Incluso algunos colegios –mayoritariamente del sector privado– ya comenzaron ayer lunes su año lectivo.

En el calendario veraniego siempre hay detalles que se repiten en cada ciclo, pero hay algunos que tienen singularidades (buenas y malas) que los hacen diferentes y particularmente “recordables” y ya vimos que la versión 2020 de ese curioso y controvertido fenómeno social y artístico conocido como el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, tuvo un inicio violento y como para el olvido cuando los desconocidos de siempre (léase derechamente “lumpen” o delincuentes) atacaron la fachada del Hotel O’Higgins de la ciudad-jardín y quemaron varios vehículos estacionados en las afueras del edificio cuyos pasajeros debieron ser evacuados.

Un segmento tremendamente mayoritario de la comunidad está rogando porque los días que vengan, especialmente en la primera quincena del mes de Marzo, no tengan estos mismos amenazadores perfiles de violencia descontrolada.

Respecto al año escolar, la vuelta a clases está agendada para el próximo miércoles 4 de Marzo y, como siempre, eso significará el consabido congestionamiento del tránsito vehicular y peatonal, a lo cual habría que sumar las potenciales manifestaciones sociales respecto de las cuales se sabe cómo se inician –como “marchas pacíficas” – pero que, por lo general, terminan con desórdenes y desmanes.

Como decían nuestros abuelos… “Que Dios nos pille confesados”.

En otro orden de cosas, lo más rescatable y positivo de estas vacaciones que están terminando, es justo destacar nuevamente las gratas jornadas que muchos curicanos (as) vivieron en el marco de la iniciativa municipal conocida como “Verano entretenido” viajando hasta el balneario de Iloca.