Convivencia vial

0
239

Desde hace ya un tiempo, y no nos referimos a lo que ha ocurrido en el país luego del denominado “Estallido Social” que se inició el 18 de octubre de 2019, la convivencia en las calles de la ciudad, se ha convertido en una prueba de fuego para todos quienes transitan, ya sea peatones, conductores y ciclistas.

Hasta nuestras oficinas, así como por redes sociales y correos, muchas personas han expresado su molestia, pero también su preocupación, por el poco respeto que existe en las calles frente al que está a  nuestro alrededor. 

Ejemplos son muchos a través de las denuncias que hemos recibido. Desde peatones que cruzan la calles sin siquiera mirar si viene o no un vehículo, llegando incluso a molestarse si el automóvil pasa muy cerca, siendo que es esa persona la que tiene que realizar el atravieso donde corresponde.

También hemos sabido de ciclistas que no respetan los espacios de los peatones, transitando por las veredas, saltándose las luces rojas de los semáforos y zigzagueando en las calles entre los vehículos.

Los conductores no se quedan atrás, pues entre las denuncias recibidas, las que más se repiten son la poca empatía que tienen al momento de enfrentarse a la señalética vial, como semáforos, disco PARE, incluso en los pasos peatonales. Aunque hay también muchos que ni siquiera respetan la luz roja de un semáforo, creyendo que pueden pasar porque venían “con vuelito”, sin pensar que pueden ocasionar un grave accidente con aquellos vehículos que han recibido la luz verde para avanzar. 

Todas estas conductas son simplemente temerarias, pues el día que algo ocurra y se produzca un accidente, las personas tendrán que verse enfrentadas a procesos judiciales, audiencias y un gran mal rato que perfectamente se podría haber evitado. 

La Ley de Convivencia Vial -que entró en vigencia hace más de un año- viene a normar el uso y  relación de los distintos vehículos, especialmente motorizados, regulando los  lugares en los que podrán o no transitar, la distancia mínima entre ciclistas y automóviles, equipamiento y zonas de adelantamiento.

Sería muy bueno que quienes transitan por las calles pudieran leer un poco y tomar conciencia de la responsabilidad que tienen en su manos.