Los riesgos de los eventos “masivos”

0
421

Hay un antiguo refrán o dicho de origen español que dice “No está el horno para bollos”, y que se cita regularmente para dar a entender que hay ciertas situaciones o circunstancias, que no hacen aconsejable ni recomendable llevar a cabo alguna iniciativa o proyecto que parezca muy claramente destinada al fracaso.

Para nadie es un misterio que la situación social que vive nuestro país, a todo lo largo del territorio, es conflictiva y los ánimos se encuentran enardecidos.

En estos últimos días se han generado escandalosos y vergonzosos episodios, que han echado por tierra las expectativas frente a programas o espectáculos que en otras circunstancias habrían transcurrido normalmente.

Claro que esos eventos (puntualmente el partido entre Universidad Católica y Colo Colo en el estadio Monumental y el concierto de Polla Records en el estadio de La Florida) fueron desarrollados en Santiago, la capital metropolitana que es una de las ciudades más sobrepobladas del continente.

Entonces, es cosa de sumar dos más dos, porque en la medida que ciertos eventos tengan una enorme convocatoria, más posible es que los escenarios se desborden y se llegue fácilmente a desmanes y que incluso haya personas heridas.

Ahora, a pocos días de realizarse una nueva versión del Festival de la Canción (¿?) de Viña del Mar, están surgiendo naturales temores por lo que pueda ocurrir en la Quinta Vergara.

Sin embargo, en localidades pequeñas todo suele transcurrir normal y pacíficamente y la gente disfruta y comparte gratamente como ha estado ocurriendo, por ejemplo, en Constitución, Longaví y otras comunas y sectores de nuestra Región del Maule, alejados de los complejos y superpoblados centros urbanos.

El caso de la Fiesta de la Vendimia en Curicó tiene ribetes y matices algo diferentes y no debería ser empañado por incidentes serios, pues es una celebración de carácter casi patrimonial.