Pelluhue: En el corazón del Maule

0
873
burst

Otra joya turística. Mucha gente caminando por la calle principal. Puestos de papas fritas con largas colas en espera. Tardes de verano que se quedarán en la memoria de los niños.

Para Jorge atrás quedó la pesadilla de la madrugada del 27 de febrero de 2010. Esa vez cuando las furiosas olas engulleron su auto con él adentro.

En cuestión de segundos pasó toda la vida de Jorge por su memoria. En cuestión de segundos, se entregó a la muerte. La vida le dio una nueva oportunidad: el mar lo devolvió junto a su auto después de vueltas que parecieron durar siglos.

Para Jorge y los habitantes de Pelluhue y para la ciudad balneario también, esta década ha sido de un sólido renacer basado en la esperanza y la fuerza de salir adelante.

Curanipe, Constitución y este lugar, salieron a flote después de la destrucción casi total. Ese espíritu ha sido el fundamento de la gran atracción que produce Pelluhue, en maulinos y visitantes de otros lugares de Chile en la temporada estival.

MAR Y TIERRA

Una de las formas que Pelluhue adoptó para superar el trauma de la catástrofe de 2010, fue construyendo un paseo que bordea parte de la costa del balneario.

Allí las familias pueden caminar dejándose acariciar por la brisa marina, disfrutar de los juegos para niños e incluso de un anfiteatro, donde se realizan encuentros artísticos que colorean la noche.

Pelluhue es la amalgama casi perfecta entre las bondades y la poesía del mar, con costumbres campestres como la trilla por ejemplo, características que lo hacen propio a este lugar desde la identidad, concepto este último que muchos buscan al momento del descanso veraniego.

ENTRETENIDA DIVERSIDAD

Esta diversidad en las características de Pelluhue, hacen de éste un sitio donde además del placer ofrecido por la playa, también se ofrece un abanico de otras posibilidades para pasarlo bien.

Por ejemplo, en enero se realizó la Feria Costumbrista Salto del Agua, que se lleva a cabo de nuevo por estos días y el 22 y 23 de febrero. El encuentro se vive también en Curanipe.

El 1 de febrero en tanto, los veraneantes vivieron una costumbre que se resigna a desaparecer a este lado del Maule: la trilla a yegua suelta, en la medialuna.

Allí se vivió un gran espectáculo artístico donde se dieron cita el Ballet Folclórico Bío Bio, el Grupo Amaneceres de Talca, Conjunto Folclórico Aires de Ñuble, la folclorista Carmencita Valdés, el Huaso Clemente y el Ballet Folclórico de Chile, Bafochi.

Durante enero además, la Municipalidad dio vida a un nutrido programa de verano que consideró una Feria Gastronómica, conciertos, Feria de la Frutilla, show de María José Quintanilla, Los Luceros del Valle, Taller de Fútbol y deportes, entre otras actividades. 

Todo un panorama veraniego.

ALTERNATIVA

Carlos Muñoz junto a su esposa Elena Subiabre y sus tres hijos, desde hace varios años que veranean en Pelluhue. Son de Talca. “Disfrutamos casi todo enero de las actividades veraniegas de la Municipalidad. Lo bueno es que tenemos también la alternativa de ir a Curanipe o Pellines por ejemplo, lo que amplía nuestras posibilidades de pasarla bien”.

En ese marco, no podemos olvidar la importancia crucial de la Plaza de Pelluhue, donde la artesanía, los atractivos infantiles, números artísticos y todo lo que se puede encontrar en el entorno de la misma, constituyen un inmenso atractivo para quienes pasan unos días de verano en el lugar.

ESPECIALES VACACIONES

Conversando con distintas personas, en solitario o en familia, van fluyendo distintas historias, mucho más de lo que pudiéramos esperar.

Son familias buscando la simpleza del descanso. La esencia de un lugar que a la vez les haga sentir en casa, donde encuentran un equilibrio entre el estar lejos y a la vez tan cerca.

La señora Rosa Jara y su esposo, Raúl Meneses, vienen por primera vez a Pelluhue, junto a su pequeño nieto de 5 años, Andrés. De Rancagua visitan este famoso balneario. “Es primera vez que vinimos y primera vez que salimos con nuestro nieto. Entenderán ustedes lo especiales que son estas vacaciones. Es una playa especial para descansar y mucho mejor, estando con este pequeño que nos hace tan felices”.

INSEPARABLES

Una historia muy especial es la de la señora Graciela y su hija Clara, soltera. Viven juntas hace décadas. Son toda la vida la una para la otra. “Fui mamá soltera. Vengo con la Clarita desde que era chiquitita”, dice Graciela y se emociona. 

Su historia es muy hermosa. Son compañeras inseparables y sagradamente todos los veranos vienen a Pelluhue. Es de seguro que la que se quede una vez que parta la otra, seguirá viniendo a este balneario.