Luis Marcoleta Yáñez: El “Mesías del Fútbol de la B”

0
748
Luis Marcoleta Yáñez, el “Mesías del Fútbol de la B”.

Hazañas. La hinchada albirroja lo conoce, lo respeta, pues llevó a Curicó Unido a la Primera División, también lo bajó y después nuevamente lo subió. Hoy registra su octavo ascenso con La Serena. Este año sostiene que irá por el noveno con Rangers.

Talca. Hoy está en boca de todos tras el ascenso conseguido por Deportes La Serena, si bien dejó el club antes de este logro, la hinchada papayera le reconoce que gracias a su trabajo han vuelto a Primera. “He recibido más felicitaciones que en los otros siete ascensos”, subraya Luis Marcoleta Yáñez, oriundo de Antofagasta (60 años).

CAMPAÑA
Estuvo en casi todo el proceso donde los papayeros consiguieron su regreso a Primera, salvo en la final. No se arrepiente de haber cambiado de club en el receso y avisa que va por su novena subida a la división de honor, ahora con Rangers.
“Me motiva mucho la convicción del presidente (Felipe Muñoz), lo que está haciendo, cómo encontró a Rangers, lo que quiere hacer y hacia dónde lo quiere proyectar. Si él ve en mí que yo le puedo ayudar a ese proceso, encantado, porque a mí me gusta ser pionero y participar de estos procesos, donde los clubes y las instituciones puedan alcanzar la Primera División, que los clubes puedan avanzar, crecer y profesionalizarse, lo cual me permite a mí crecer”, sostiene.

“Me motiva mucho la convicción del presidente (Felipe Muñoz), lo que está haciendo”, dijo al momento de levantar la camiseta de Rangers.

EN TERCERA
La hinchada curicana nunca ha olvidado el minuto 91 cuando Curicó Unido ganaba en Chillán a Ñublense, en el túnel del reducto de los “Diablo Rojos” captamos al DT Luis Marcoleta con su característico gorro azul con “Jesús” en la frente. Esa tarde Ñublense retornó a la Segunda División.
El tiempo trascurre y va registrando distintas historias de Luis Marcoleta Yáñez, quien ha vuelto a la región, está en San Clemente, cerca de Talca. Ahí, en el complejo deportivo “Flor del Llano”, lleva a cabo la pretemporada de Rangers, el duelo de La Serena y Temuco lo vio por la TV. Los papayeros tenían en la banca a Francisco Bozán, su sucesor.
El “Mesías del Fútbol de la B” tiene entre sus escrituras el octavo ascenso con La Serena. Es el único técnico que en su gorra tiene a “Jesús”, una especie de cábala o fe religiosa. “Quedamos satisfechos de que La Serena haya logrado el objetivo, del cual nosotros nos perdimos un solo partido de todo el proceso, que fue la final. Estamos muy contentos de ver culminado nuestro trabajo de esa manera, se le puso la guinda de la torta, a pesar de que Temuco hizo buena campaña, pero si lo llevamos a todo el año, entró solo por esta nueva liguilla, que tuvo que ser de cuatro equipos, no de ocho. Por lo que hicimos durante todo el 2019 y por cómo se culminó, es merecido”.

SATISFACCIÓN
Los llamados para felicitarlo continúan: “Efectivamente que en este ascenso, es donde más felicitaciones he recibido, más que en los otros que he participado directamente. Yo creo que es el mejor premio que uno puede recibir”, detalla.
A pesar de haber dejado el equipo en diciembre pasado, no se arrepiente: “Normalmente tomo mis decisiones con mucha convicción. No hay arrepentimiento, las cosas son como son y lo que ha hecho Serena se lo merece, tienen que disfrutarlo. En nuestro caso, estamos contentos aquí con este nuevo proyecto, ansiando hacerlo lo mejor posible, como siempre. Cada uno, en su justa medida, tiene sus méritos y reconocimientos”.

“EL MESÍAS DE LA B”
Algunos hinchas ya lo llaman el “Mesías de la B”. Equipo que dirige, sube. “Sí, porque éste, entre comillas, sería el octavo ascenso, así que estamos muy satisfechos por la labor que se hizo, porque Serena es una bonita plaza y ojalá continúen los éxitos para la institución. Habrá que ir por el noveno, ése es el objetivo, siempre vamos por la de oro, nunca por la de plata ni la de bronce.
Desde que empecé a entrenar, estoy cumpliendo 21 años sin parar, con una pausa de apenas cuatro o cinco meses. No he parado nunca, yo creo que por ahí va… creo que en ascensos nadie me debe superar, está difícil la tarea. Y ahora más que vamos por el noveno, así que imagínese. A mí me mueven más los desafíos donde haya que luchar contra la adversidad, donde haya que poner pasión, corazón y mucho amor en lo que se hace, donde uno pueda desarrollar la vocación que tiene, independiente de los recursos. Más encima, si se ve coronado todo lo que se sembró, imagínate la satisfacción que uno siente, más que el estar en los titulares y en toda la parafernalia que tiene el fútbol, porque no me siento muy cómodo en eso”, concluyó.