El poder de la palabra

0
247

Este 31 de enero termina la implementación de los denominados “Diálogos Ciudadanos”, instancia creada por el Gobierno para tomar en cuenta la opinión de la comunidad. Lo relevante es que esa iniciativa nació tras el denominado “Estallido Social”. 

El objetivo fue que las personas dieran a conocer cuáles son sus principales problemas y prioridades para tener un país más justo y unido. Es loable que las autoridades hayan creado un mecanismo para que la gente común y corriente dé a conocer sus planteamientos. Sin duda que es una buena señal para la ciudadanía, la cual pedía a gritos ser escuchada. En la Región del Maule alrededor de cinco mil personas participaron de este proceso, el cual estuvo marcado por la presencia de autoridades locales en conversatorios en terreno con juntas de vecinos, grupos de mujeres, estudiantes, entre otros.

Ahora viene la etapa más importante que es que las opiniones de las personas sean tomadas en cuenta y se concreten en medidas concretas y reales. De no ser así, será un duro revés para la escasa credibilidad que le queda a la clase política, hecho que ha quedado en evidencia en las últimas encuestas de opinión pública. Pero hay que ser positivo y confiar en nuestros representantes. Sacar adelante al país y terminar con las brechas sociales es tarea de todos. Gobierno, diputados, senadores, partidos políticos, organizaciones sociales y el ciudadano común y corriente. Si bien se sabe que no se puede cambiar todo de una sola vez, se esperan señales potentes en temas tan sensibles como las pensiones, educación, salud y sueldo mínimo. El tiempo se acaba y marzo aparece como un mes sensible.