Contraloría aclara informe sobre renovación de patentes de alcoholes en Molina

0
2133
En la imagen, la portada del informe emitido por la Contraloría.

Investigación. El informe de auditoría detectó que se han renovado patentes de alcoholes a personas fallecidas en 2004, 2014, 2015, sin que el municipio haya verificado la situación del titular o la correcta transferencia de la patente a sus herederos.

Molina. Diario La Prensa accedió al informe emitido por la Contraloría, el cual detectó la supuesta entrega de patentes de alcoholes a personas fallecidas en la comuna de Molina, en lo puntual, por parte del municipio. Cabe recordar que en una publicación de ayer, la alcaldesa, Priscilla Castillo, solicitó disculpas públicas porque a su juicio, la acusación de presuntas irregularidades en la renovación de patentes de alcoholes a personas fallecidas es “falsa”. En ese sentido, la Contraloría Regional del Maule señala en la auditoría 924 a la Municipalidad de Molina, que se “advirtió la renovación y cobro de patentes de alcoholes a contribuyentes fallecidos, con término de giro, sin iniciación de actividades, con trámite de término de giro y con actividades de segunda categoría, sin que conste que esa entidad edilicia haya adoptado medidas, a fin de determinar la situación actual en que se encuentran los aludidos contribuyentes”. En tal contexto, la entidad afirma que la ley Nº 19.925, “Sobre expendio y consumo de bebidas alcohólicas”, establece entre otras cosas, que las patentes se deben renovar anualmente, que si el titular de la patente muere, esta puede transferirse a sus herederos y que la transferencia se concreta, luego que los herederos inscriben la posición efectiva en el municipio.

AÑOS EN CUESTIÓN
Asimismo, cita el dictamen N°56.088 de 2006 de la Contraloría General de la República, donde se señala que mientras los herederos tramitan la posesión efectiva, los municipios deben aceptar que se pague el respectivo permiso y así evitar su caducidad por falta de pago hasta que se complete la transferencia. Sin embargo, el informe de auditoría detectó que se han renovado patentes de alcoholes a personas fallecidas en 2004, 2014, 2015, sin que el municipio haya verificado la situación del titular o la correcta transferencia de la patente a sus herederos.