Etapa de rodaje

0
276

Tras el arribo del DT argentino, Nicolás Larcamón, a la banca del Club de Deportes Provincial Curicó Unido, el plantel, que detenta varios rostros nuevos en comparación a la anterior temporada, ha disputado una serie de cotejos amistosos, a fin de llegar “con el mejor nivel posible” de cara al debut oficial “por los puntos”, frente a un rival que recién hoy se conocerá.    

De los partidos de preparación, dos de ellos han sido con público en sus tribunas, por lo que los hinchas han tenido la posibilidad de observar en cancha, la propuesta del nuevo cuerpo técnico, viendo en acción a refuerzos como el portero Paulo Garcés, el defensa José Rojas, el delantero Federico Castro, el mediocampista Fernando Godoy, el defensa Héctor Urrego, entre otros. Considerando tanto el duelo ante el vigente campeón, la Universidad Católica y el cotejo que se disputó en el contexto de la denominada “Noche Albirroja” frente a Atlético Cerro de Uruguay, lo primero que llama la atención es la evidente renovación de nombres, al menos en las oncenas iniciales. Tomando en cuenta ambos “apretones”, solo un par de jugadores, de los que habitualmente eran titulares, aparecen en tal grupo: nos referimos al capitán Martín Cortés y al defensa Franco Bechtholdt. Más atrás se observan nombres que, si bien estaban en el plantel, en lo concreto eran utilizados como alternativas: hablamos del delantero Sebastián Jaime o del lateral Jens Buss. A ellos se suman los jóvenes provenientes de la “cantera” del club, tomando en cuenta la obligación reglamentaria ligada a los minutos en cancha de un Sub 20.  

Hasta ahora lo que se ha apreciado en cancha es de lo más lógico, tomando en cuenta la citada renovación. Queda la sensación que hay más respuestas desde lo defensivo, quedando al debe la faceta ofensiva. “No vamos a hablar de ya estar en el 100%, eso sería ilógico, llegaron muchos jugadores nuevos”, reconoció el propio Larcamón. 

Si bien es evidente que se está en una etapa de “rodaje”, que todavía requiere de bastante trabajo, los albirrojos no tendrán mucho “margen de error”, tomando en cuenta el retorno del “temido” coeficiente de rendimiento, factor que determinará los equipos que deberán dejar la categoría.