Dejan sin efecto decreto que aprobó reglamento para “Feria de Las Pulgas”

0
558
La “Feria de las Pulgas” está ubicada en la zona surponiente de Curicó.

Postura. En el municipio están llanos a confeccionar una ordenanza, tal como lo planteó desde un comienzo un concejal de la comuna.

CURICÓ. El tema provocó controversia el año pasado, donde el ordenamiento de la feria, incluso, fue abordado por una mesa de trabajo constituida por la gobernación, Municipalidad, Fiscalía, Servicio de Impuestos Internos (SII), Carabineros, la Policía de Investigaciones (PDI), entre otros.

Hace algunos días, el concejo municipal fue informado de la anulación del decreto alcaldicio, que proponía un reglamento para regular ese punto masivo de compra y venta en el sector de Aguas Negras. La decisión responde a un pronunciamiento de la Contraloría General del Maule, que puntualizó que debía presentarse una ordenanza en vez de un reglamento.

En contacto con diario La Prensa, la directora del departamento de Asesoría Jurídica de la Municipalidad de Curicó, Carolina Bustos, afirmó que más allá de esa resolución el municipio ha estado fiscalizando el comercio informal. “Puede ser regulada y ordenada sin necesidad del reglamento y siempre fue así, digamos. La idea que tenía la mesa de trabajo público-privada que le dio origen, era regular en específico la situación de los feriantes de ese sector que tiene una característica y naturaleza diferente a otras ferias”, apuntó. En ese sentido, la funcionaria precisó que se “han emitido 104 permisos especiales (que duran  máximo de tres meses), dada la situación de vulnerabilidad con una especial situación socio-económica de las personas que trabajan allí”. Bustos dijo que en la Municipalidad están abiertos a analizar la confección de una ordenanza, aunque puntualizó que carabineros e inspectores municipales realizan fiscalizaciones regularmente.

“LA FORMA NO ERA LEGAL”

El concejal Francisco Sanz lamentó la situación que se ha vivido y la atribuyó solo a la tozudez del alcalde de Curicó, quien nunca escuchó su planteamiento, el cual fue respaldado por el dictamen de la Contraloría Regional. La autoridad reconoció que el contenido del reglamento es muy bueno, pero que se presentó de mala manera administrativamente. “La forma no era legal, pero en fondo era muy bueno porque permitía ordenar la Feria de Las Pulgas y el territorio, en una mesa de conversación con vecinos y feriantes”, sostuvo. Sanz precisó que está abierto a sumarse a una nueva instancia, para regular a través de una ordenanza el tema. “Hago el llamado que el alcalde debe ser más humilde, debe entender que los concejales estamos para aportar porque queremos lo mejor para la ciudad. Esto sigue en manos del alcalde, y si el quiere retomar esto con una ordenanza o una mesa público-privada, este concejal va a estar cien por ciento disponible para aportar”, sentenció.