Un dolor que hay que respetar

0
599

A pesar de haber indagado en una serie de líneas, hipótesis y aristas, a más de tres años de su muerte, el Ministerio Público informó que “congelará” la investigación que buscaba establecer las causas del deceso de Alex Silva Albornoz, de 33 años, quien se desempeñaba como conductor de ambulancias del SAMU de Molina. A todas luces, se trata sin lugar a dudas de un caso “muy complejo”, considerando las circunstancias en que se desencadenó su fallecimiento: su cuerpo fue encontrado al interior de un vehículo que resultó completamente calcinado producto de un incendio.
Por lo mismo, de inmediato las sospechas apuntaron a la posibilidad de que terceros estuvieran involucrados en tal hecho. Según dio a conocer durante la presente semana el fiscal de dicha causa, Felipe Novoa, a pesar de todas las diligencias que se llevaron a cabo, incluyendo peritajes de diversa índole con diferentes profesionales, en definitiva, “no hay antecedentes para acusar o imputar a alguien” de aquella muerte.
Independiente al citado “congelamiento”, al interior de la familia de Alex Silva permanecerán las interrogantes, respecto a lo que verdaderamente sucedió aquella madrugada del sábado 3 de septiembre del 2016. Recordemos que varias veces ellos fueron protagonistas de actividades y de manifestaciones, en las que solicitaron públicamente que el caso de Alex “no quedara en el olvido” y que se trabajara con una mayor rapidez “hasta que se supiera la verdad”.
Por lo mismo, hay que entender y respetar que el citado anuncio generará dolor en tal círculo, ante la imposibilidad de entregar respuestas a una serie de dudas e interrogantes. Para la familia solo queda la esperanza de que, en el caso de que surjan nuevos antecedentes, la investigación perfectamente se puede reabrir.