A tres años de una tragedia

0
482

Ya han transcurrido tres años de la tragedia que le costó la vida a cuatro brigadistas pertenecientes a la Corporación Nacional Forestal (Conaf), mientras combatían un incendio de características forestales en el cerro Las Cardillas, ubicado en la comuna de Vichuquén. Se trata de Ricardo Salas Martínez (42 años), Wilfredo Salgado Donoso (35), Sergio Faúndez Vergara (28) y Paulo Cantero Peña (43). 

El verano del 2017 se presentó como uno de los más catastróficos que se tenga recuerdo en tal materia. Fueron más de medio millón de hectáreas las que el imparable fuego consumió entre las regiones de Valparaíso y la Araucanía, devastando todo a su paso, incluyendo bosques completos. 

En términos generales, se trató de una emergencia que dejó una serie de lecciones al interior de los organismos vinculados al correspondiente combate, conductas que por estos días son fáciles de advertir en tal contexto. Sin considerar las respectivas campañas en el ámbito preventivo, al momento de luchar contra el fuego, claramente existe una mejor preparación, que se traduce en una respuesta mucho más rápida. El contar con una mayor cantidad de recursos, tanto en el ámbito humano como técnico, explica en parte tal escenario.  

A fin de perpetuar el recuerdo de los citados brigadistas, reconociendo el trabajo que desempeñaron, en la propia comuna de Vichuquén (ingreso sur al pueblo de Vichuquén, sector Siete Vueltas) se instaló una escultura con la siguiente frase: “Chile les rinde homenaje a los brigadistas de Conaf, que perdieron la vida combatiendo incendios forestales”. 

Durante diciembre del año pasado, el Vigésimo Primer Juzgado Civil de Santiago condenó al Estado de Chile a pagar una indemnización total a repartir por mil 600 millones de pesos a familiares de tres de los citados brigadistas, fallo que se justifica en “el actuar negligente por parte de un dependiente de la Conaf”, quien ordenó a los fallecidos combatir el siniestro “en condiciones inseguras” y “sin el apoyo requerido”.