El difícil camino a la educación superior

0
542

Aunque en nuestra Región del Maule no hubo problemas graves en el marco de la rendición de la Prueba de Selección Universitaria en su versión actual, hay que reconocer que a nivel de la Región Metropolitana y de otras ciudades más grandes, los conflictos (con graves desórdenes y manifestaciones) han hecho que este modelo de admisión a la educación superior se esté remeciendo desde sus bases.

Los problemas a los que se enfrentó el proceso 2019 de la PSU (que en realidad se realizó en 2020), retoman las demandas de algunos sectores que solicitan cambios en el modo en que se accede al mundo universitario; un proceso que se inició hace 169 años, cuando la Universidad de Chile (heredera de la pionera Universidad de San Felipe) comenzó a aplicar el sistema denominado Bachillerato, que estuvo vigente desde el año 1850 y hasta 1966.

La principal dificultad del sistema de Bachillerato –oral y escrito– era que la prueba no la rendían todos los alumnos; solo algunos pocos.

En 1967 se realiza un cambio (que estudiantes y apoderados pedían), y surge entonces la Prueba de Aptitud Académica (PAA), sistema que no estuvo exento de críticas y que en el 2003 es reemplazado por la actual PSU.

En Chile el sistema está conformado oficialmente por 159 instituciones, agrupadas en: 60 universidades; 43 institutos profesionales; 46 centros de formación técnica y 10  establecimientos de educación superior de las Fuerzas Armadas y de Orden.

La Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE) N°18.962 publicada el 10 de marzo de 1990, regula la creación y disolución de las instituciones de educación superior, siendo la ley marco para todas las normas vigentes en el área.

La educación es un tema que ha estado permanentemente en el centro del debate público y lo es desde hace décadas, evidenciándose especialmente en el año 2011 con la llamada “Revolución Pingüina”, y desde el estallido social de octubre del año pasado, ha sido uno de los temas que acumulan críticas y cuestionamientos.