Las dudas que ahora surgen

0
280

Luego que la ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt Hesse, confirmó que la estación de trenes de Curicó será reconstruida “en el mismo lugar” donde estaba hasta antes del terremoto del 2010, las principales dudas sobre dicho proyecto ahora se concentran principalmente en dos puntos: las características que tendrá el respectivo diseño y los plazos de ejecución de las correspondientes obras. 

Sobre la primera arista, cabe recordar que el Plan de Reconstrucción Sustentable de Curicó, PRES, desarrolló un proyecto a nivel conceptual, con una propuesta que ofrecía un innovador diseño, ya que junto con el nuevo edificio, la idea que se plasmó en aquel documento era incluir un paseo peatonal, pero por debajo de la vía férrea, espacio que sería utilizado para actividades comerciales. Aquella alternativa se transformaría en una opción para unir el llamado “casco histórico” con el sector poniente. En cuanto a la segunda materia, lo concreto es que considerando que se trata de una iniciativa que forma parte de un mejoramiento global del sistema entre Santiago y Chillán, la fecha tentativa que, por ahora, se maneja sobre la finalización de todas las faenas comprometidas apunta al 2022. 

En términos generales, diversas voces a nivel local, esgrimieron una serie de factores para justificar el paso ahora dado por la Empresa de Ferrocarriles del Estado (EFE), descartando la idea de trasladar la estación más hacia el sur, es decir, al interior de un concurrido centro comercial. 

Para cientos de visitantes, el espacio donde estaba la estación de trenes sigue siendo “la primera imagen” que por ahora tienen de la ciudad de Curicó. Uno de los tantos edificios que cedió producto del terremoto acaecido a fines de febrero del 2010 tendrá, en definitiva, una nueva oportunidad.