Investigadores descubren nueva falla geológica activa al sur de Constitución

0
853
La falla geológica activa, que tiene la particularidad de no ser visible en la superficie, se situa en la playa El Yolki, en el sector Las Cañas de Constitución.

Deformación. El núcleo Milenio Cyclo acaba de dar cuenta de una falla activa y que tiene la particularidad de no ser visible en la superficie, la cual evidencia una deformación en los últimos cuatro mil años.

SANTIAGO/TALCA. El núcleo Milenio Cyclo, cuyo objetivo de estudio se enfoca en cuantificar procesos de deformación asociados al ciclo sísmico a lo largo del margen continental chileno, para explorar los mecanismos responsables de grandes terremotos, acaba de dar cuenta de una falla geológica –no mapeada- en la localidad de El Yolki, (al sur de Constitución) en la Región del Maule, la cual está activa y tiene la particularidad de no ser visible en la superficie.

Cyclo es dirigido por el geólogo y doctor en Ciencias, Daniel Melnick, Académico del Instituto de Ciencias de La Tierra de la U. Austral de Chile, quien señala sobre este hallazgo que se trata de “una falla activa que evidencia una deformación en los últimos cuatro mil años, pero no tiene una ruptura superficial clara por lo que está ‘escondida’. Sin embargo, no significa que no sea capaz de provocar un terremoto”.

El estudio destaca la variabilidad milenaria de las fallas de la corteza y el ciclo sísmico de los terremotos de gran magnitud en Chile, con implicaciones globales para evaluar los peligros planteados por fallas costeras ocultas, pero potencialmente sismogénicas a lo largo de las zonas de subducción.

“Primero que todo esta falla no se conocía hasta que obtuvimos los datos; que son estos vuelos con láser que en el fondo filtran la vegetación y así podemos ver la forma del terreno. Es una falla de orientación noroeste similar a la falla de Pichilemu (que rompió en el terremoto del cambio de mando en 2010)”, señaló Melnick.

FALLA EXTENSIONAL

“Es una falla extensional, significa que el continente se abre y estas fallas suelen moverse durante o inmediatamente después de grandes terremotos de subducción como el del Maule. La falla de Pichilemu, se movió 11 días después y hay evidencia de fallas similares que se movieron un mes después del terremoto de Tohoku en Japón; y la del Yolki sería una de estas fallas”, agregó.

Para este estudio se mapeó una planicie costera utilizando detección y rango de luz, es decir con láser. Se generó una excavación identificando las edades y las velocidades de desplazamiento y se analizó la relación de la falla El Yolki, con el segmento de la ruptura de la Región del Maule y subsegmentos dentro de ésta.

Según indicó Melnick, lo interesante es que al ir al lugar, vieron evidencia de desplazamiento en un marcador de cuatro mil años -de un nivel de la marisma del intermareal superior- que tiene cuatro mil años y tiene fósiles que muestran su posición con respecto al nivel del mar, la cual se encuentra desplazada como ocho metros por esta falla. Esto demuestra que la falla se movió después de los cuatro mil años; “o sea, es una falla joven y activa”.

El Núcleo Milenio Cyclo es dirigido por Daniel Melnick, Académico del Instituto de Ciencias de La Tierra de la U. Austral de Chile, cuyas líneas de investigación versan sobre la dimensión temporal y espacial del ciclo sísmico, la respuesta de la placa superior al ciclo sísmico y la amenaza sísmica.

Este estudio se publicó el 23 de junio del 2019, en la revista Journal of Geophysical Research Solid Earth.