UCM lidera ciclos formativos sobre proceso constituyente

0
429
Uno de los puntos que se abordó en el conversatorio fue el protagonismo que han tomado las universidades como entes mediadores para superar el conflicto social.

Ciudadanía y Constitución. En sendas jornadas se abordaron temas constitucionales y políticos, relativos al proceso constituyente, y también se debatió en torno al rol que tendrían los funcionarios públicos durante este proceso histórico para el país. 

TALCA. El Ciclo Formativo “Ciudadanía y Constitución” organizado por las Escuelas de Administración Pública y Derecho, pertenecientes a la Facultad Ciencias Sociales y Económicas de la Universidad Católica del Maule (UCM), tuvo su primera sesión en la sede Curicó y en el campus “San Miguel” en Talca.

 En la oportunidad se abordaron temas constitucionales y políticos, relativos al proceso constituyente, también se debatió en torno al rol que tendrían los funcionarios públicos durante este proceso histórico para el país. 

Pilar Muñoz, directora del departamento de Ciencias Sociales de la Facultad de Ciencias Sociales y Económicas de la UCM, dijo que “parte principal de este proceso es formarse, y creo que, en eso, la responsabilidad es nuestra como universidad es sustancial, nosotros debemos generar procesos de formación abiertos a la comunidad”. 

Según la académica, las universidades tienen un rol preponderante “Hoy en día, debido a tantas redes de circulación de la información, surgen muchos mitos y confusiones, por lo que, a través de nuestros especialistas, estamos tratando de aportar a aclarar las dudas que surgen”, acotó Pilar Muñoz. 

NUEVA CONSTITUCIÓN 

Una de las expositoras del conversatorio fue la Dra. Daniela Jarufe, académica de la Escuela de Derecho de la UCM. 

“Ninguna de las modificaciones que se ha realizado a la Constitución, ha significado un cambio sustancial, que merezca tener la constitución tal cual está, pero sí debemos tener claro que ha habido cambios que la han mejorado de alguna manera. Por tanto, hay que revisarlo todo, pero no necesariamente tocarlo todo, porque podemos caer en esta lógica que solo porque nació en el 80’, todo nos parece mal”, señaló.

Según explicó la académica, hay apartados en la Constitución que, a su juicio, no deberían modificarse, puesto que garantizan una serie de derechos.

“Ahora que no se cumplan en la práctica, eso es culpa de las leyes inferiores, y esas se pueden modificar, y se puede hacer de manera mucha más rápida. Hemos visto como en dos o tres días se han aprobado proyectos de ley, que en otro momento hubieran necesitado incluso de años”, enfatizó. 

En tanto, la Dra. Carla Vidal, docente de la Escuela de Administración Pública de la UCM sede Curicó, dijo que “efectivamente la Constitución de 1980 tiene un cuestionamiento respecto a su legitimidad, fue una Constitución que fue redactada bajo un régimen autoritario, por tanto, no cuenta con las garantías de competencia, de participación y pluralismo, que se requieren para la ratificación de dicho documento. La objeción no solo está porque haya sido una comisión de expertos que la hayan redactado, sino que también respecto a cómo se ratifica el documento final, a través de un plebiscito que no contaba con las garantías de competencia, ni de participación, ni de libertad necesarias, porque no era un sistema político democrático”, indicó.

A su juicio, la actual carta ya no responde a las necesidades de la sociedad actual, debido que en la actualidad se estarían valorando ciertos principios y creencias, que no están contenidos en el texto. 

Sobre el rol de los funcionarios públicos, se refirió el director de la Escuela de Administración Pública de la UCM, Braulio Cariman. “Las carreras de Administración Pública y Derecho tienen mucho que decir en estos temas, nosotros desde administración Pública, porque somos quienes formamos los profesionales que se desempeñarán en el aparato público, quienes diseñan las políticas públicas, por tanto, tiene mucho sentido que nuestras carreras estén en una discusión política”, sostuvo.

Y agregó que “los estudiantes como en todos los tiempos, han sido protagonistas en las exigencias de los cambios, por tanto, me parecería contradictorio que exigieran cambios y políticas, pero no participarán en procesos de formación. Todos sabemos que un gran déficit del país es la educación cívica y, por tanto, para reforzarla, debemos fomentar este tipo de discusiones, para que emitan opiniones fundamentadas en los procesos políticos del país”, cerró. 

FORMACIÓN Y DISCUSIÓN 

Uno de los puntos importantes que se abordó durante el conversatorio, fue el protagonismo que han tomado las universidades, como entes mediadores para superar el conflicto social. 

Incluso, la académica Carla Vidal durante su ponencia, destacó que, según datos del Termómetro Social de la Universidad de Chile, publicado en noviembre de este año, en una escala de 1 a 10, las universidades fueron calificadas con un índice de 6,1, ocupando el quinto lugar respecto a la confianza que le generan a los chilenos.  

“Yo creo que esto es algo que no debemos tomarlo a la ligera, porque en este proceso constituyente que se inicia, las universidades tendrán un rol muy importante en términos de formación ciudadana, de abrir espacios para el ejercicio democrático, tanto en instancias de reflexión, como de formación como este ciclo de charlas sobre el proceso constituyente”, puntualizó.