Padres acamparon para obtener una matrícula

0
877
Entre ellos se organizaron para llevar toldos y capear algo el calor que se sintió ayer en Curicó.

“Una vergüenza”. Muchos padres y apoderados tuvieron que pernoctar durante dos o tres noches, en las afueras de los establecimientos. Ni siquiera con eso, tenían la seguridad de poder matricular a sus hijos.

CURICÓ. Una escena bastante atípica e insólita se registró durante este fin de semana en las afueras de varios colegios curicanos. 

Nos referimos a la vigilia que decenas de padres y apoderados de diferentes colegios de la comuna de Curicó tuvieron que realizar, para tener un lugar y tratar de matricular a sus hijos en los colegios de la ciudad, pues el Sistema de Admisión Escolar no les dio resultado. 

El domingo en la mañana, a eso de las 10:00 horas, diario La Prensa pudo verificar en terreno, cómo una veintena de personas, estaban apostado en las afueras del colegio Hispano Chileno Español, esperando. 

Al ser consultados sobre la situación, una de las apoderadas, quien prefirió resguardar su identidad, confirmó que efectivamente el grupo que esperaba ahí tendría que hacerlo hasta este lunes a las 8 de la mañana, cuando pudieran hacer el trámite de matrícula para sus hijos, sin siquiera tener la seguridad de conseguir un cupo. 

La apoderada explicó que, luego de casi 20 años viviendo fuera de Curicó, vuelve a la ciudad junto a sus cuatro hijos. Sin embargo, el tema del colegio ha sido un gran problema, pues con el Sistema de Admisión Escolar, dos de sus hijos quedaron matriculados en Valdivia, otra en un colegio de la ciudad y su cuarta hija, simplemente no tiene colegio. 

INDIGNACIÓN

“Estoy esperando acá por los cupos de alumnos nuevos. Tengo cuatro hijos. Nosotros estamos acá desde el sábado desde las 2 de la tarde, esperando que se respete la lista y viendo los cupos que tiene el colegio, porque ya se hizo el  trámite a través del Sistema de Admisión Escolar y no me resultó. Me dejaron a dos hijos en Valdivia, una hija en el Larraín y la otra sin cupo en ninguna parte. Acá podría tener cupo para los cuatro, una en 8º, dos en 6º y una para 2º básico. Alcancé a llegar acá, afuera del colegio y podría decirse que tengo los cupos, pero todo eso se verá el lunes”, dijo la apoderada.

Según lo que comentó esta mamá, lo peor de esta espera es que algunos apoderados ni siquiera podrán tener un cupo, pues son pocos por curso, desde 1, 2 cupos a 11 cupos en tercero básico.

“Acá llegamos unas 20 a 25 personas, que hemos respetado que todos nos tenemos que quedar en la noche y que se respete la lista que hicimos mientras íbamos llegando. Este sistema la verdad es que no sirve, me cargó, lo  encontré humillante. Además, que como lo haces en un computador, no piensa que tu tienes un hijo en otra ciudad o en el mismo colegio o si fuiste alumno, nada”, comentó.

Al conversar con los padres y madres que se encontraban fuera del colegio, la opinión general era la misma: una situación humillante e indignante para ellos. 

BUEN GRUPO

Al ser consultados, los padres y madres que se encontraban en el lugar, manifestaron que afortunadamente habían formado un buen grupo y que incluso hicieron una lista con los presentes para respetar el orden en que llegaron.

“Hay personas que tienen relevos, o sea, alguien más viene que ocupa su lugar, mientras esa persona puede ir a su casa, descansar y comer algo. Yo no tengo relevo, pero acá han sido muy amables y me guardan el lugar mientras voy un rato a mi casa”, dijo una de las mamás.

Pero este no fue el único colegio de Curicó en el que ocurrió esta situación, pues los interesados en tener a sus hijos en el Colegio Monseñor Manuel Larraín, incluso tuvieron que esperar más y comenzar su vigilia durante la noche del viernes.