Corfo Maule entregó primeros recursos a Pymes catastradas por Ministerio de Economía

0
596
Concretaron la entrega de recursos a tres Pymes de Talca que resultaron con daños a raíz del estallido social que comenzó en octubre pasado.

Ayuda. El subsidio alcanza hasta los $4 millones de acuerdo al daño que haya constatado cada emprendedor durante el primer catastro realizado por el Ministerio de Economía entre el 24 y 31 de octubre de este año.

TALCA. Se concretó entrega de los primeros recursos a tres Pymes de la comuna de Talca que se vieron afectadas con daños materiales en infraestructura a raíz de las manifestaciones que se produjeron en el marco del estallido social que se inició en octubre pasado.

El subsidio alcanza hasta los $4 millones de acuerdo al daño que haya constatado cada emprendedor durante el primer catastro realizado por el Ministerio de Economía entre el 24 y 31 de octubre de este año. 

“Estamos haciendo realidad el apoyo a las pymes afectadas por los distintos eventos ocurridos en la región. Queremos dar la seguridad que estamos trabajando con los empresarios para reparar en parte los daños” aseveró el intendente (s), Felipe Donoso.

REACTIVACIÓN

Por su parte Raphael Zúñiga, director regional de Corfo, afirmó que “otorgaremos 110 millones de pesos a las Pymes que se catastraron en los dos llamados realizados por el ministerio de Economía. Queremos que las Pymes vuelvan a reactivarse con el apoyo del Gobierno. En total son más de 50 pymes que recibirán el subsidio a través del Programa de Apoyo a la Reactivación en nuestra región del Maule”, dijo Zúñiga.

BENEFICIARIA

Paola Saavedra, propietaria del restaurant Riquísimo y una de las beneficiarias del programa explicó que “me vi afectada ya que trataron de ingresar a mi local, quebrando los vidrios y dañando la cortina de ingreso, provocando el cierre durante algunos días. Agradezco este aporte de Corfo que me permitió reparar los daños”.

El Programa de Apoyo a la Reactivación (PAR) podrá ser utilizado en activos fijos, como maquinarias y herramientas; habilitación de infraestructura, como la reparación de pisos, techumbres o instalación de servicios; y en capital de trabajo, como materias primas o mercadería, incluyendo el gasto de arriendo de bienes raíces.