Cuando la ayuda no sirve

0
447

El mismo día 24 de diciembre, cuando las familias chilenas se preparaban para celebrar Nochebuena junto a sus seres queridos, miles de personas vieron como parte de sus sueños se derrumbaban, o para ser más exactos, se quemaban.

Un violento incendio arrasó con más de 200 casas en los cerros de Valparaíso, dejando a más de mil personas sin un techo donde poder pasar el día de Navidad, Año Nuevo, no poder vivir durante quizá cuánto tiempo.

Nuevamente el país se conmovía con una tragedia que golpeaba de manera muy dura a la ciudad puerto. Si bien no se compara con el incendio de 2014, que arrasó con cerca de 3 mil viviendas y cerca de 12 mil personas damnificadas. Pero aunque se queme solo una casa eso es una tragedia.

Como siempre pasa en Chile luego de una catástrofe, las personas comienzan a organizarse, los municipios de muchas regiones del país llaman a los vecinos a colaborar, y de manera espontánea comienzan a llegar las donaciones a los diferentes centros de acopio que se abren en cada ciudad. 

Sin embargo, nuevamente nos encontramos con una situación que es por lo menos vergonzosa, pues las autoridades de Valparaíso pedían durante la jornada de ayer que por favor las personas no usaran esta tragedia para deshacerse de ropa dañada, pues habían recibido en centro de acopio ropa en pésimo estado, zapatos sin su par, prendas manchadas, rotas y ropa que no tiene nada de útil para esta temporada, como abrigos, parkas, botas y bufandas. 

Una vez más Curicó ha dado el ejemplo y el municipio junto a la comunidad está trabajando para reunir agua embotellada, útiles de aseo, pañales, leche en polvo, alimento para mascotas  juguetes nuevos para ir en ayuda de nuestros compatriotas que están pasando, nuevamente, por una tragedia. Y desde ya les comentamos que no se recibirá ropa.

Ayudemos a que esta campaña sea todo un éxito. Los invitamos a ponerse la mano en el corazón y dar un poco para que estas familias que sufren puedan tener algo de alivio.