Estiman que un 20% de la producción Agrícola de la zona central está “en riesgo”

0
559

Mega sequía. Dicha postura fue dada a conocer por el investigador y agroclimatólogo de la Universidad de Talca, Patricio González, quien de paso recalcó que debido a tal escenario, tampoco se puede descartar el desarrollo de un “racionamiento” de agua potable para la población chilena.

TALCA. Un 20% de la producción agrícola de la zona central está “en riesgo”, esto ante la falta de agua disponible para cubrir los respectivos requerimientos de riego. Dicha postura fue dada a conocer por el investigador y agroclimatólogo de la Universidad de Talca, Patricio González, quien de paso recalcó que debido a tal escenario, tampoco se puede descartar el desarrollo de un “racionamiento” de agua potable para la población chilena. “El agua para la agricultura de la zona central de Chile es vital y una mega sequía de 13 años que se ha profundizado el 2019, con un 70, 80% de déficit ha contribuido a varios aspectos negativos. Los embalses están con una capacidad de apenas un 20%, un 30%, las napas de aguas subterráneas prácticamente algunas se han secado y obviamente la agricultura en este momento, en la zona central de Chile tiene una disponibilidad de un 50, un 40% del agua para cultivos muy extensivos como son el arroz, el trigo el maíz y los frutales. Entonces el verano largo, diciembre, enero, febrero e incluso marzo, va a hacer reducir o perder alguna parte de esta producción, que estimamos en un 15 a un 20%, dado que el agua no va a alcanzar para cubrir toda la necesidad de riego de estos cultivos”, dijo. 

DISCREPANCIAS Y CUESTIONAMIENTOS

Considerando la crisis hídrica y térmica que se presenta en nuestro país, asociada al denominado “Cambio Climático”, González, quien forma parte del Centro de Investigación y Transferencia en Riego y Agroclimatología de la aludida casa de estudios superior, ha dado a conocer de manera pública sus discrepancias, por ejemplo, criticando la “tardanza” en la aplicación de medidas por parte de las respectivas autoridades del turno (a su juicio lo que correspondía era haberse “adelantado” al actual escenario), lo que se suma a una serie de cuestionamientos sobre el “contenido” y la verdadera “eficacia” de las mismas. “Estamos en una situación bastante crítica para la agricultura y el próximo año no se ve un repunte de las precipitaciones, más bien se ve un atraso de estas lluvias, que podrían empezar recién a finales de mayo, para un invierno relativamente corto que termina a finales de agosto (…) Obviamente la agricultura que no tiene agua es uno de los elementos que podría generar que la idea de ser una potencia agroalimentaria pueda postergarse e incluso verse reducida esa potencialidad, dado que el agua, por esta mega sequía y por el cambio estructural del clima, es una limitante primordial, si es que no se intervienen las cuencas hidrográficas, no se tecnifica el riego, no se hacen nuevos embalses, etc., es decir, una serie de medidas compensatorias y mitigadoras y de adaptabilidad, que obviamente pueden generar que la agricultura no pierda totalmente la zona central de Chile y su potencial de producir alimentación para los próximos años”, concluyó.