Por algo se empieza

0
468

Como seguramente ya está ocurriendo en la mayor parte de las ciudades del país, por estos días ha sido posible advertir un muy positivo trabajo efectuado por el municipio curicano en lo que se refiere a la limpieza y aplicación de nueva pintura a diversos bustos y monumentos ubicados en la Alameda Manso de Velasco y que habían sido rayados y pintarrajeados por desconocidos, en el marco de las manifestaciones sociales de los meses y semanas recientes.

Esta labor ha sido muy bien comentada y felicitada por la comunidad curicana en su conjunto, ya que ello no solo afeaba esos entornos que son de habituales recorridos familiares sino que además generaba una sensación de abandono y promovía la depresión de los ánimos en general.

Claro que queda aún mucho por hacer ya que prácticamente la ciudad entera presenta una enorme cantidad de rayados y frases obscenas e injuriosas y en las cuales se ofende a la “totalidad” de determinadas instituciones, por el actuar de un pequeño sector de ellas.

Derechamente la ira descontrolada se unió al afán destructor, el vandalismo y el lumpen y estas demostraciones reflejan la peor parte de la llamada “conciencia colectiva” que -en una gran mayoría- tenía y tiene el legítimo derecho de expresar su malestar y su protesta en forma masiva, pero sin llegar a extremos de violencia y destrucción.

Continuar limpiando la ciudad será sin duda una tarea no muy fácil, porque para ello se requieren recursos que no todos los dueños de casas (cuyos muros fueron objeto de rayados y frases de diverso contenido) tienen a su disposición.

Distinto puede ser el caso de los muros exteriores de grandes supermercados, bancos y edificios públicos donde se espera que se aplique el lógico criterio y sentido común ya que, en la medida que la ciudad vaya recuperando su estética limpia y “sana”, podrá ir recuperándose la ansiada normalidad.

En todo caso, bien por el municipio curicano y la recuperación de las imágenes patrimoniales de la Alameda…Por algo se empieza.