“Nueva Constitución no resuelve todos los problemas, pero podría dar lineamientos para construir el Chile del futuro”

0
627
Para Guzmán, es relevante el apoyo a las pequeñas y medianas empresas para reactivar la economía y el empleo.

Jorge Guzmán. Afirmó que lo más justo de las movilizaciones son las demandas sociales y lo injusto el vandalismo y destrucción.

TALCA. Para el seremi de Gobier-no, Jorge Guzmán, las respuestas a las demandas sociales de la comunidad es una tarea de todos los Poderes del Estado, de los empresarios, y en general de todos quienes integran la sociedad, “porque todos tenemos responsabilidad en el Chile que queremos construir”.

Junto con ello formuló un balance de la “Crisis Social”, la manera que el Gobierno la ha enfrentado y también se refiere a una nueva Constitución.

¿De qué manera el Gobierno se ha hecho cargo de las demandas ciudadanas, en el contexto de las movilizaciones sociales?

“A partir del 18 de octubre, hemos vivido un remezón en cuanto a los planteamientos que nos ha hecho la sociedad; han sido muchos los chilenos que han salido a manifestarse para poder exigir ciertos cambios en nuestra sociedad, que tienen que ver con mayor dignidad, justicia, oportunidades y si uno los pudiese resumir, sin duda que las brechas que existen entre los bajos ingresos y el costo de la vida, es una de las grandes demandas de la sociedad. El Gobierno tiene que hacerse cargo de estas demandas y, la verdad, nosotros hemos valorado y aceptado este movimiento social y le hemos dado validez y, de hecho, nos estamos haciendo cargo de manera responsable y en conjunto con la oposición, de cada una de estas demandas”.

¿En qué sentido, con qué cosas?

“Lo primero que hizo el Presidente Sebastián Piñera, fue llamar a la construcción de una agenda social bastante robusta, que pueda hacerse cargo del tema de las pensiones, mejorar la calidad de vida de los adultos mayores, la atención de la salud, cómo mejoramos el ingreso mínimo, como también el proceso constituyente que no estaba en la agenda del Gobierno y que hoy se construye en base al movimiento social como una prioridad”.

¿Ha faltado gente que se sume a estas demandas o cree Ud. que el Gobierno se ha tenido que hacer cargo solo de estos temas, quién más falta que asuma su responsabilidad?

“Hemos visto una oposición y un Gobierno activo, a parlamentarios oficialistas propositivos. Nos encantaría poder dar solución a todo y de la mejor manera, pero la verdad es que debemos ser muy responsables con el país, con el presupuesto y con las políticas públicas, porque, en definitiva y que es el ejemplo que siempre damos, cuando se destinan recursos a un programa o proyecto esos recursos salen del mismo fondo que antes estaba financiando otras cosas, por tanto, Chile nos ha manifestado que hay que hacer cambios hacia dónde se destinan los esfuerzos y eso hay que hacerlo con mucha responsabilidad”.

¿Pero qué ha pasado, por ejemplo, con el Poder Legislativo, los tribunales, los empresarios, ellos han asumido también su responsabilidad en lo que la gente está pidiendo?

“Absolutamente, hoy la responsabilidad es de todos y eso incluye a los demás Poderes del Estado, al Ministerio Público, a los empresarios, la sociedad civil, todos tenemos responsabilidad en cómo queremos construir el Chile del futuro”. 

“En la región, hemos visto a un Ministerio Público; la Justicia ha actuado de manera muy imparcial y ha resuelto de buena forma temáticas importantes, pero la verdad es que este es un país y no podemos quedarnos solamente con la visión de la Región del Maule”.

¿En el fondo, la respuesta a las demandas pasa por todos?

Así es, por todos los Poderes del Estado, el sector empresarial, las Pymes, y he sentido ese compromiso”.

LO JUSTO E INJUSTO

¿Qué ha sido lo más justo e injusto de las movilizaciones sociales?

“El movimiento social ha buscado generar cambios en nuestro país y lo ha hecho, la gran mayoría de los chilenos, a través de manifestaciones multitudinarias exigiendo cambios relevantes en materias que, de verdad, uno no puede sino compartirlos y que son temas sumamente justos. Lo que es injusto, es cuando la violencia se hace parte de una manifestación, se aprovecha del movimiento social para generar destrucción, saqueos, robos, incendios, para provocar más violencia y eso es lo más injusto. La violencia se condena de manera transversal, ninguna violencia es válida, tanto del que busca hacerlo a través de la manifestación, como también la violencia que puede ejercerse para reprimir a violentistas”.

El Gobierno está promoviendo diálogos ciudadanos. ¿Qué balance tienen de eso, la gente participa?

“Estos diálogos deben ser lo más transparentes posibles, que la ciudadanía nos diga lo que está sintiendo, pero particularmente que nos diga cuáles son las prioridades de las cuales nos tenemos que hacer cargo. Y esto, porque había una desconexión entre las necesidades ciudadanas y las prioridades que podían tener los responsables políticos, por tanto, lo que la comunidad nos diga y con la dureza que tengan que decirlo, va a ser la hoja de ruta que el Gobierno va a tomar en los próximos meses. Se inició un proceso de diálogo y la verdad esperamos la mayor cantidad de participación, ya que esto nos servirá mucho para tomar decisiones el día de mañana”.

NUEVA CONSTITUCIÓN

Los problemas del país, ¿se solucionan con una nueva Constitución?

“Hay muchos problemas que no son propios de una Constitución, por ejemplo, las pensiones no es algo que se legisle a través de un proceso constituyente, pero también es un tema que fue tocado por la ciudadanía y como debemos estar abiertos al diálogo, el proceso constitucional hace una primera pregunta, cual es si quiero o no una nueva Constitución para Chile y en virtud de eso se irán tomando decisiones. Si la respuesta es sí, vamos a preguntar cómo quieren esa nueva Carta Magna, si a través de una convención mixta o una convención constituyente, después se redactará este proceso y, finalmente, será la propia ciudadanía, a través de un mecanismo participativo, que votará a favor o en contra de la nueva Constitución. En definitiva, si bien es cierto no resuelve muchos de los problemas del país, una nueva Constitución sí nos podría dar los lineamientos sobre la cual vamos a construir nuestro país en el futuro”.

MEDIDAS

Pensando en la reconstrucción y/o la recuperación del aparato económico dañado producto del vandalismo, ¿qué instrumentos ha activado al Gobierno para ayudar al sector afectado, en particular a las pymes?

“Este es un tremendo esfuerzo de inversión pública, con más de cinco mil 500 millones de pesos que serán destinados principalmente a tres o cuatro ejes, uno de los cuales es la protección del empleo. A nivel nacional y producto del vandalismo, más de 63 mil personas perdieron su empleo el últimos mes y por eso es que se destinarán importantes recursos para eso. La reconstrucción de las ciudades también es relevante y en el caso particular de Talca, una de las comunas más afectadas junto con Curicó y Linares, habrá que destinar recursos para recuperar la infraestructura pública”.

“Es importante comenzar a trabajar rápido con las pymes, entregándoles créditos blandos, sin pago de interés, postergando el pago del IVA, devolución rápida del impuesto a la renta, para que puedan reactivar la economía. En el Maule, más del 99% de las empresas son pequeñas y medianas y ahí hay que poner todos los esfuerzos. Estamos haciendo un catastro enfocado en la afectación física que pueda tener una pyme, pero tenemos que ver cómo apoyamos a los que se han visto afectados por el lucro cesante, por la disminución de las ventas debido a la alteración del orden público. Pero todas estas medidas no surtirán efecto, sino volvemos a garantizar el orden público y ahí también hemos destinado grandes esfuerzos en un trabajo coordinado con Carabineros, la PDI y la Fiscalía, porque no puede haber sensación de impunidad y la persona que afectó a la sociedad, porque cometió algún delito, debe pagar como lo permite la Justicia”.