Incendios: Falta de conciencia cívica

0
271

Si bien es cierto la falta de conciencia cívica en el promedio de la comunidad chilena se revela en muchos aspectos sociales y humanos (prueba de ello es lo que ha quedado en evidencia a raíz de la crisis social que aún vivimos) la realidad que se advierte en torno a la ocurrencia de  incendios forestales, es realmente abismante.

Es deprimente ver cómo reaccionan muchas personas al enterarse de un incendio forestal que ocurre en sectores alejados a su entorno o barrio.

Es en esas circunstancias donde podría usarse una frase que suele hacerse habitual… “Total, eso está muy lejos… Si no es mío, no me importa”.

Esta semana se efectuó en Curicó una importante jornada relacionada con incendios forestales en la cual se informó que en la presente temporada que se inició en el mes de Julio, han ocurrido 60 casos, de los cuales, afortunadamente, solo uno adquirió mayor gravedad como lo fue el del sector El Culenar, en la comuna de Sagrada Familia.

Pero debemos pensar que todavía nos falta por delante toda la estación de verano, más estos pocos días de una primavera que ya se ha mostrado muy seca y calurosa. 

Y si a estas condiciones se suma la existencia de períodos de altas temperaturas y vientos fuertes o moderados, la probabilidad de que una simple chispa provoque un incendio se vuelve significativa.

Sin embargo, el surgimiento por sí solo (o espontáneo) del fuego es muy improbable y siempre está presente la acción del ser humano, ya sea por descuido, por tareas que puedan derivar en focos de fuego y, finalmente, por una deliberada intención de causar daño. 

Las negligencias o causas accidentales representan entre un 20 y un 25 por ciento de los casos y se puede citar a las quemas agrícolas que a veces pueden estar autorizadas, pero en las que los autores perdieron el control del fuego, extendiéndose éste por la superficie forestal colindante. Otras causas son las colillas de cigarrillos u hogueras mal apagadas, motores y máquinas, quema de matorral, líneas eléctricas, quema de basuras, trabajos forestales, etc.

Y no se puede negar que hay una lamentable falta de conciencia cívica colectiva y plural que debiéramos asumir todos como comunidad nacional.