Una nueva tragedia nos golpea

0
470

Chile es un país que a lo largo de su historia nos ha demostrado que sabe levantarse, ponerse de pie luego de las tragedias, que de cuando en cuando nos golpea. 

Son innumerables los ejemplos de diversos tipos de acontecimientos que nos han removido a todos y hemos salido fortalecidos como nación, uniéndonos más allá de cualquier diferencia que nos pueda separar. 

Dentro de los sucesos más impactantes que aún están presentes en nuestra memoria reciente, está el terremoto de 2010, cuando prácticamente la mitad de Chile sufrió con la fuerza de la naturaleza que se mostró con un movimiento de 8.8 grados en la escala Richter, remeciendo nuestra normalidad y cuyo proceso de recuperación, en algunos casos, aún continúa.

Ese mismo año, en agosto, nos conmovimos hasta las lágrimas cuando vimos desde el primer día la tragedia de los 33 mineros que quedaron sepultados vivos en la mina San José, todos los esfuerzos que se hicieron para encontrarlos y finalmente sacarlos de ahí a todos con vida, algo que muchos pensaron que jamás ocurriría, siendo además un ejemplo para el mundo entero. 

Hoy recordamos más que nunca el accidente del avión de la Fuerza Aérea Chilena, el Casa 2012, que en 2011 la conocimos como la tragedia de Juan Fernández, destino al que nunca llegaron sus pasajeros. 

Y lo recordamos por lo que durante la jornada del lunes volvió a quitarnos el aliento, pues nuevamente un avión de la FACh está considerado como siniestrado, tras emprender su vuelo hacia la Antártica.

El avión Hércules C-130 viajaba con 38 personas a bordo, entre tripulantes y pasajeros.

Las labores de búsqueda continuaron durante la jornada de  este martes y nuevamente los chilenos quedamos con la esperanza de conocer noticias positivas y con el pesar de una nueva tragedia que nos golpea