Increible, pero cierto

0
191

Opinión. Los torneos ANFP se dieron por finalizados y mientras hubo título y campeonato para el mejor de Primera (Universidad Católica), en la Primera B no se premió el liderato de Wanderers. Pareciera que el negocio del fútbol empaña y atropella la esencia del deporte y a sus hinchas. Hay miles de afectados con este pésimo cierre de temporada y en Curicó Unido que respira por la permanencia, la gran duda es ¿sigue o no el técnico Hugo Vilches?

CURICÓ. El estallido social que ha vivido Chile ha afectado diversas industrias. El turismo ya no será el mismo, las inversiones extranjeras lo pensarán dos veces, mientras el comercio local a duras penas intenta que las cifras de venta suban en fin de año. En medio de ello el fútbol profesional, que dio por finalizada de manera anticipada su temporada 2019, cancelando compromisos comerciales y con un gremio de futbolistas en paro, producto de la carencia de las mínimas garantías de seguridad para el buen desarrollo de los partidos. Los torneos se cerraron y los clubes ya planifican la temporada 2020 con la incertidumbre si el futbolista extranjero querrá venir a jugar a Chile y si muchos que vienen jugando acá, querrán mantenerse o buscarán emigrar a otras ligas para evitar el conflicto interno. Es el momento de los finiquitos en los planteles profesionales y paralelamente de la definición de técnicos e inicio de la conformación de planteles, aunque el manto negro de lo sucedido, aún opaca el futuro próximo del fútbol nacional.  

MILES DE AFECTADOS

Se intentó jugar, se programó, pero la aparición de amenazas virtuales y de las barras bravas interrumpiendo un partido en La Florida obligaron a una suspensión. Desde el ministerio del Interior, a su vez, terminaban no garantizando el contingente policial necesario para algunos juegos oficiales y hubo incapacidad de poder organizar o buscar la fórmula, para finalizar los torneos profesionales que estaban a 6 fechas del final en Primera, a 3 de cerrar la Primera B y a 4 en la Segunda División, que por su menor arrastre de público, tal vez bien pudo concluir su competencia. Sin embargo, los presidentes (y en su mayoría dueños de clubes) decidieron dar por terminado el torneo y con ello lo peor, una manifiesta injusticia deportiva que le dio el título a Católica en Primera y que no premió al puntero Wanderers en el ascenso. Ahí llamó la atención el poco compromiso de los clubes de la B que no cuidaron los intereses de su división y de cómo los clubes de Primera no quisieron sumar más equipos, para no repartir entre más la torta económica que conlleva los dineros televisivos, pese a que uno de los suyos, en cancha se ganó el derecho de jugar en Primera siendo el de mejor rendimiento al dar por finalizado el campeonato. El negocio del fútbol y los dineros que se transan opacaron el bien social e incluso el respeto hacia el hincha. Se cortó no solo la continuidad de los profesionales en cancha para dirimir a los campeones y mejores de la temporada, sino que también se paralizó el andar diario en todo el país de miles de jóvenes, damas y varones, niños y niñas que dan vida a los torneos del Fútbol Joven, Femenino e Infantil ANFP. Detuvieron todo, pararon el fútbol y la práctica deportiva bajo el alero de 43 clubes profesionales que trabajan a diario con sus diversas categorías. Y no solo jugadores fueron arrastrados por esta ola, también entrenadores que fueron pasivos en esta discusión y que deben como todos definir su futuro, teniendo mucho por decir. De manera penosa se cerró la temporada 2019 en el fútbol chileno, se viene la 2020 aunque los coletazos de esta decisión aún se harán sentir.    

¿CON O SIN VILCHES?

El plantel cerrará su trabajo a inicios de semana. “El martes avisaremos las condiciones al plantel”, señalaron en Curicó Unido que en principio respetaría el 8 de diciembre como término contractual para finiquitar a jugadores y cuerpo técnico. La gran interrogante en el plantel albirrojo es la continuidad del técnico Hugo Vilches, quien llegó al Curi reemplazando a Dalcio Giovagnoli cuando restaban 7 fechas por jugar con el gran objetivo de lograr la permanencia. Debutó inmediatamente frente a Everton y luego vino la paralización sin poder mostrar el nuevo sello de intensidad que pretendía con su nueva escuadra. Sin ganar y casi sin jugar, la permanencia en Primera el Curi la logró y deberá ahora definir su plan para la temporada 2020.