Así se movieron las piezas para el nuevo escenario

0
577

Futuro. La ANFP anunció que programará un nuevo intento por jugar a mediados de la próxima semana, el 4, 5 y 6 de diciembre. Desde el SIFUP reiteran que no están las condiciones y confirmaron su paralización, por lo que no se presentarán a jugar. Con nueva programación, sin los futbolistas y sin la opción de juveniles, ¿qué camino vendrá? 

CURICÓ. La mayoría de los clubes quería no seguir jugando y que el torneo se terminase ya, sin embargo, al requerirse el 4/5 de los votos, un 80% de la votación, donde la preferencia de los clubes de Primera vale doble respecto a los de Primera B, no alcanzó el quórum mínimo para finalizar los torneos y por tanto, la decisión del Consejo de Presidentes de la ANFP fue que los torneos deben seguir en desarrollo. Curicó Unido votó por la finalización del torneo, tal como Colo Colo, Coquimbo, Iquique, Audax, O’Higgins, Cobresal, Everton, Antofagasta, U. de Chile y U. de Concepción en Primera, además de La Serena, Ñublense, Barnechea, Cobreloa, Melipilla, San Felipe, Copiapó, Puerto Montt, Santa Cruz, Rangers, Magallanes y Valdivia de la Primera B. En total, fueron 23 clubes de la ANFP quienes querían terminar la temporada, totalizando 34 votos por esta opción. Contrariamente,  votaron por seguir jugando 8 clubes, Católica, Palestino, Unión Española, Huachipato y La Calera de Primera, además de San Luis, Santiago Morning y Wanderers del ascenso, totalizando 13 votos. Era necesario el 80% para el acuerdo y la opción de no seguir con el torneo, logró con 23 clubes (de un total de 31, se ausentó de la votación Temuco) un 72% no alcanzando el quórum requerido en las bases de la ANFP, por lo que la determinación ahora es seguir con el desarrollo del torneo. ¿Cuándo?, ¿Bajo qué condiciones?, ¿Con qué medidas de seguridad? El nuevo gran desafío sigue siendo tarea de la ANFP, más aún cuando desde el gremio de futbolistas se decidió por la paralización. 

MAYORÍA VALE

El plan B de la ANFP fue proponer una SuperLiga con los 32 equipos de Primera y Primera B reunidos en la temporada 2020, para luego volver a las divisiones de cada uno, tal como este 2019, algo que fue descartado por algunos y puesto en pausa por otros. Aunque quienes se pusieron en ‘modo pausa’ fueron los futbolistas quienes decidieron ir a paralización tras su propia asamblea de capitanes y representantes de clubes que se extendió por más de 3 horas y donde hubo 34 votos a favor y 6 en contra, ganando la opción de no jugar y de ir a paro. “Hay una votación mayoritaria, democrática, no como ocurrió en la ANFP, los jugadores han mantenido una postura clara desde que comenzó el estallido social, se puede jugar siempre y cuando estén las condiciones de seguridad” señaló el presidente del Sifup, Gamadiel García quien agregó que “no hay opción de jugar sin público, estamos preocupados por la gente con trabajos vinculados al fútbol. Es responsable asumir la condición en la que está nuestro país, creo que no es lo indicado volver a la actividad. Queremos llegar a un consenso con los presidentes, que se den cuenta que esto no es un capricho de los futbolistas, es una realidad”. En esta reunión del Sifup participó representando a Curicó Unido, Martín Cortés, quien manifestó el deseo de no jugar de la plantilla albirroja.    

INCIERTO

A su vez, Sebastián Moreno, presidente de la ANFP indicó que “claramente hay distintas realidades que van cambiando ciudad por ciudad, este es un campeonato integrado, que no te sirve jugar uno o dos partidos, sino que la totalidad. Nosotros estamos en comunicación con entidades de gobierno, quienes han indicado que existen todas las garantías”. Por ahora y tras estas reuniones de definiciones, el nudo del fútbol chileno se trabó aún más y el futuro sigue incierto. Ahora seguramente vendrá una reprogramación de la fecha próxima anunciada para el próximo 4, 5 y 6 de diciembre, con el paro de jugadores los planteles profesionales estarán a un lado y se ha descartado que los juveniles no verán acción en estas etapas decisivas del torneo. Sigue la búsqueda de fórmulas como las planteadas de jugar en Argentina o sin público en las gradas, los días siguen pasando, el calendario continúa acortándose, los planteles seguirán entrenando, los sueldos en cada club se seguirán pagando, mientras el equilibrio y normalidad de la actividad, por ahora no se avizora en el corto plazo