Añorando lo “normal”

0
478

Pudiera parecer algo impropio usar un dicho muy popular para justificar el título de nuestra nota editorial de hoy lunes, pero lo haremos, pensando en que es una forma bastante clara e ilustrativa.

Diremos entonces que con el presente contenido “mataremos dos pájaros de un solo tiro”.

Y estamos casi seguros que el primer pensamiento que puede venirse a la mente de nuestros amables lectores al leer que “estamos añorando lo normal”, busca aludir a estos días difíciles, complejos, dolorosos pero también históricos que todos los chilenos hemos estado viviendo desde hace un mes y, obviamente, al ferviente deseo que la escalada de violencia vaya terminando y se restablezca la “normalidad” luego que prime la cordura y se afinen los acuerdos establecidos.

Pero también la palabra “normal” puede asociarse con las añoradas Escuelas Normales cuya excelencia académica y formativa fue aclamada por generaciones y es todo un patrimonio del universo educativo chileno y lo traemos a colación especialmente a raíz de un nuevo Encuentro de Profesores Normalistas llevado a cabo a fines de la semana recién pasada. 

Chile adoptó este modelo educativo del francés “École Normale” donde nació como una institución educativa encargada de la formación de los maestros de escuela.

Tal vez la Escuela Normal, de funcionamiento más antiguo conservada en América Latina, fue la Escuela Normal Superior “José Abelardo Núñez”, fundada en Santiago de Chile, en 1842, como la “Escuela de Preceptores de Santiago” bajo la dirección de Domingo Faustino Sarmiento. 

No queremos dejar pasar la oportunidad para hacer notar que, con ocasión en este reciente encuentro normalista fue lanzado el libro con la Historia de la Escuela Normal de Curicó del que es autor el colaborador de diario  La Prensa, el profesor (también normalista) Fernando de Gregorio.