No está el horno para bollos

0
430

Usamos la expresión “No está el horno para bollos” cuando estamos en una situación de mucha tensión, y queremos expresar que por esa razón no es el momento oportuno para hacer algo. Por lo mismo, lo más prudente es que se deba esperar a que la tensión sea menor, para dar curso a aquellos planes de diversa naturaleza que se tenían pensado. 

Eso es precisamente lo que ha ocurrido por estos días con una serie de actividades que, en definitiva, tras el denominado “Estallido Social” han sido postergadas o canceladas. Por ejemplo, a nivel de la provincia cabecera norte del Maule, en estas páginas hemos dado cuenta de la cancelación de la Fiesta de la Primavera de Curicó, de la cancelación de la Fiesta del Cordero tanto en Hualañé como en Rauco, de la suspensión de la Fiesta de la Guinda en Romeral, la cancelación del show artístico que se pretendía llevar a cabo en Molina a raíz de su aniversario, entre una larga lista de eventos. 

Dentro de tal contexto, algunos de los entes organizadores han optado incluso por redestinar algunos de los recursos que se utilizarían en las respectivas actividades. Tal es el caso de Romeral, donde gracias a una modificación presupuestaria, parte de los montos del Festival de la Guinda se utilizarán para remodelar el Parque Pumaitén. Para el caso de Molina, dada la coyuntura social en donde, tal como a lo largo del país, la ciudadanía está pidiendo profundos cambios sociales, la alcaldesa Priscilla Castillo indicó que “muchos de estos recursos serán redistribuidos para actividades que permitan brindar soluciones a urgentes necesidades de los molinenses y lontueninos”. 

“Entendemos que la contingencia nacional amerita tener mucho respeto y hoy estamos con las propuestas y solicitudes de la comunidad, como tener recursos necesarios para la salud, la educación y la dignidad para la Tercera Edad”, reflexionó por su parte respecto a lo que ha acontecido durante los últimos días, el alcalde de Romeral, Carlos Vergara.

Queda bastante claro que el ánimo de la población no está para “celebraciones”.