“Brujo de Licantén” condenado a 14 años y medio de cárcel

0
531

Reacciones. Ministerio Público se mostró conforme con el dictamen, mientras que defensa recurrirá de nulidad.

CURICÓ. El Tribunal Oral en lo Penal de esta ciudad sentenció a José Navarro Labbé por los tres delitos que el Ministerio Público le imputó y que provocaron conmoción nacional. La jueza Paulina Rodríguez fue la encargada de leer el fallo, donde se estimó que el denominado “Brujo de Licantén” deberá permanecer en la cárcel 10 años por sustracción de menor y tres años y un día por abuso sexual de su víctima, de 10 años al momento de ocurridos los hechos. 

Además, de 541 días de cárcel por lesiones graves en contra del abuelo de la niña, a quien mantuvo secuestrada una semana en febrero de 2018. 

Hacer presente que en la audiencia se presentó el acusado, quien anunció una nueva carta donde daría a conocer sus descargos. En tanto, sus abogados defensores no se presentaron y conocerán los detalles de la resolución en las próximas horas. Lo que está claro es que recurrirán a instancias superiores para tratar de anular el dictamen, el que fue unánime en contra de José Navarro, quien deberá volver a la cárcel de Rancagua, pues estuvo en el penal curicano mientras se llevaba el juicio oral para evitar traslados de una región a otra. No hay que olvidar que se le descontará de la condena el año y 10 meses que permaneció en prisión preventiva.

CONFORMIDAD

Tras la lectura del fallo, el fiscal Andrés Gaete mostró su conformidad con lo resuelto, pues se tomaron en cuenta los planteamientos del Ministerio Público. “El tribunal impuso las penas mínimas que establece el respectivo rango. Me da la impresión que tiene que haber reconocido alguna circunstancia aminorante de responsabilidad”, apuntó. 

El profesional del ente persecutor precisó que por lo alto de las condenas el acusado no tiene ningún beneficio. “Son sin derecho a ningún tipo de pena sustitutiva”, acotó.

No hay que olvidar que la acusación se basó en que José Navarro engañó al círculo cercano de la menor, afirmando que la niña tenía poderes especiales. Fue así que el verano del año pasado habría llevado engañados a la menor y a su abuelo en busca de un tesoro.

En ese contexto, el “Brujo de Licantén” le pidió a ambas personas que cerraran los ojos, momento que agredió al adulto mayor pegándole con una pala en la cabeza y llevándose a la niña a los cerros de la costa curicana donde estuvieron perdidos una semana, antes que él decidiera entregarse a la policía.